Supervisa las redes sociales de sus hijos

27 de Agosto del 2020

Los padres y madres de familia queremos que nuestros hijos sean sociables, que tengan amigos y que refuercen un sentido de pertenencia, pero tal vez el tiempo que pasan en línea es demasiado.

Aunque navegar en la red implica riesgos, el Internet no es un enemigo público, pues hay formas responsables de utilizarlo y divertirse. Con tu supervisión, tus hijos pueden navegar, aprender mucho, desarrollar su creatividad y avanzar ensu formación académica sin riesgos.

Cada instante millones de adolescentes tienen acceso a diversas redes sociales en línea.

Hace tan solo 15 años, la mayoría pasaban su tiempo libre practicando deportes, jugando o conviviendo en persona con sus amigos.

Hoy la mayor parte del tiempo libre de nuestros hijos está monopolizada por la tecnología. Diversas investigaciones demuestran que las redes sociales bien utilizadas y dosificadas sí tienen efectos positivos. Los adolescentes pueden mantenerse en contacto con amigos, pueden construir una red de contactos que no representan riesgos, aprenden a expresarse de forma creativa y tienen acceso a información valiosa que facilita su aprendizaje.

Sin embargo, también existen riesgos.

‍

‍Los riesgos:

Pasar una cantidad excesiva de tiempo enviando mensajes de texto desde el teléfono celular,está relacionado con comportamientos problemáticos.

Si un adolescente pasa tres horas o más al día navegando en las redes sociales es probable que tenga un aprovechamiento escolar pobre, o que experimente otras situaciones que le afectan, como estrés, depresión o ansiedad.

La depresión a causa de las redes sociales, es un estado mental en los adolescentes que se debe a los cambios de humor, en los cambios de hábitos de alimentación y en los patrones de sueño que resultan de pasar demasiado tiempo en las redes sociales.

‍

‍Actuar a tiempo‍

Como padres y madres de familia no estamos atados de manos contra los atractivos del Internet para los hijos.

Algo que puede ser de gran ayuda si piensas que están abusando de las redes sociales, oque las usan de forma incorrecta, es que de manera regular supervises lo que publican y cómo se comportan en las redes; no tienes que dar “Like” tampoco tienes qué opinar o comentar, de hecho, ellos no quieren que nosotros participemos en sus cuentas. Solo hay que observar.

Si compruebas que pasan demasiado tiempo en sus redes, haz un plan para mantenerlos activos, involucrándolos en alguna otra actividad que les permita desarrollar sus habilidades y pasando más tiempo juntos en familia.

‍

Internet,¿un lugar seguro para nuestros hijos?

Aunque pienses que tus hijos están terminando sus tareas o haciendo una investigación para algún proyecto, es muy probable que también estén actualizando sus cuentas en Instagram o chateando con sus amigos, lo cual los desvía del objetivo académico y distrae su atención en otros temas.

Es importante que los supervises de forma constante para que naveguen de forma segura.

  1. Reconoce los riesgos. Conocer los peligros es el primer paso para proteger a nuestros hijos en el mundo digital. Algunos de estos riesgos pueden ser:
    a. Sitios que promueven conductas no convenientes para su formación.
    b. El cyberbully: pueden estar recibiendo un daño emocional y psicológico de parte de compañeros que buscan aislarlos.
    c. Corren el riesgo de ser engañados por personas mal intencionadas.
    ‍
  2. Investiga.Visita el historial de navegación y conoce los sitios que frecuenta, aprende cómo funcionan y decide si son espacios seguros para ellos.
    Hay padres y madres de familia que exigen a sus hijos que les proporcionen sus contraseñas para entrar a sus redes sociales, pero quizá sea suficiente con supervisar superfil, y monitorear la información personal que proporcionan, lo que comentan,las palabras que utilizan en sus redes y las fotos o contenidos visuales que comparten.
  3. Marca las reglas. Platica de manera abierta con tus hijos sobre tus preocupaciones y decidan juntos qué tipo de información sí puede publicar y la que no, qué sitios no les están permitidos visitar y qué tanto tiempo pueden pasar conectados.
  4. Lugar estratégico de la computadora. Los adolescentes de hoy saben más sobre tecnología que sus padres, lo cual a veces nos complica la tarea de monitorear lo que están haciendo en línea.
    Por eso, colocar la computadora en un espacio como la estancia o una sala de estudio hará el trabajo de supervisión más sencillo.
  5. Ayúdalos a mantener su información privada. En su afán de tener muchos contactos para comprobar su popularidad, muchos adolescentes aceptan solicitudes incluso de personas que no conocen. Debido a eso es básico ser selectivos con la información que comparten.
    ‍

Con frecuencia recuérdales que no deben compartir contraseñas, nombres completos,la dirección de su casa, su horario de clases, su número de celular, identificaciones personales, etc.

La clave para usar el Internet de manera segura es tu supervisión y las reglas claras que marquen en la familia para este fin.

Durante este ciclo escolar en que las clases se llevan en casa, las plataformas en línea son nuestras aliadas para que sigan aprendiendo y desarrollen sus habilidades. Por eso en Escobedo impulsé la plataforma CreSer para apoyar la formación de nuestras nuevas generaciones y facilitar un poco el enorme trabajo que tienen los maestros y padres de familia con esta modalidad académica.

Compartelo en tus redes